Carta para mi Hijo
Martes, 03 de Abril de 2007 09:01

Hijo, llevarás por nombre José Pablo. He elegido estos nombres por José,
padre de Jesús en la tierra, el fué un hombre santo que con su silencio supo
escuchar  a Dios, su fidelidad, amor y aceptación a María son un ejemplo de
vida que me hubiese gustado cultivar en tí y Pablo un mensajero de la
palabra de Dios, vivió al servicio de los demás, amando, orando, sufriendo y
educando q cuantos conoció. Estos dos nombres representan un claro
testimonio de Dios en la tierra, por eso los escojo para tí.

Hijo solo Dios sabe cuanto has vivido en mi mente y corazón a lo largo de
estos años. Has sido como una difusa presencia en mi vida, que
permanentemente se hacía más y más concreta, por medio de mis culpas,
miedos, arrepentimientos y reproches.
¿Como decirte que me perdones, si te negué la posibilidad de vivir?  Que
distinto hubiese sido si estuvieras a mi lado. Hoy tendría un hijo grande,
un hermano mayor para sus hermanos.

Se que ahora solo me queda pensar en tí y sentirte cercano en mis oraciones,
el imaginarte como el tibio bebé que no acuné, va tomando sentido y me
reconforta.

Sé que estas junto a Dios y eso me tranquiliza, no tuve para tí una canción,
un regaloneo, una mirada cómplice que tenemos las mamas, eso ya es para mí
el castigo por todo lo que junto a tí no disfruté.

Hijo cada vez te vas haciendo más cercano, te imagino y sonrío. Confío en
que Dios nos tiene preparado un lindo encuentro, donde pueda entregarte todo
lo que no te dí y que ha estado acumulado en mí corazón. Tengo tantas ganas
de tí, de tu presencia, quiero sentirte parte mía lo que resta de mí vida.
Quiero que me des la oportunidad de que sientas mi corazón cuando me dirijo
a tí.

Ya eres parte de mí vida, tienes un nombre, te puedo hablar, apareces en mi
mente y te dejo allí. Ya no quiero alejarte como lo hacía antes, con
angustia y miedo. Hoy solo quiero verte y que permanezcas a mi lado,
sintiendo a esta mamá tú también, y por ser un alma tan pura, puedas tener
para mí la bondadosa mirada de perdón que tanto he buscado.

José Pablo, cuanta falta me haces y me has hecho. Hoy que un nuevo bebé ha
llegado a mi vida, tengo una oportunidad de entregar ese inmenso amor que no
desarrolle contigo y lo ofrezco en tú nombre, ayudaré a tú hermana  a
cuidar a ese niño, no como un hijo mío, pero sí a través de tú recuerdo, se
que esto me acercará más hacia tí, de una manera tranquila, en la paz que
antes no viví y todo esto te lo debo a tí, al haberte hecho presencia
concreta , eres mi compañía y te entrego todo mi amor.

Tú mamá.
Santiago de Chile, diciembre de 2005.

 
Sitio Hospedado y Mantenido por dkTronics
Este sitio funciona con Joomla! y utiliza un tema creado por SiteGround, y adaptado por dkTronics