Testimonio de vivir el Proyecto Esperanza
Martes, 03 de Abril de 2007 09:09

Creo que tiene el nombre perfecto, no pudo ser otro, ya que constituye una esperanza, un periodo de reflexión, de encontrar respuestas que alivian el alma, de aceptación, de perdón, de encuentro con la parte espiritual que en el fondo nos va acercando al hijo no nacido.

Durante estos meses he logrado establecer un diálogo conmigo misma y más cercano con Dios, cada una de las reuniones estaban llenas de desafíos quizás muchas veces tremendamente dolorosos, pero que permitieron encontrar una salida a años y años de angustia, el ir mirando desde afuera y con la compañía de Elizabeth y del padre Juan Pablo, hicieron posible pasar cada una de estas etapas de manera tal que saliera fortalecida en vez de dañada y
por sobre todo fuera conociendo, tomando paulatino contacto con mi hijo que si bien es cierto siempre ha estado en mí, yo no le otorgaba ese lugar.

Hoy al hacerlo presente siento un descanso, una alegría y paz interior no imaginada, me siento también físicamente bien y esto por cierto es un reflejo de lo reconfortada que estoy espiritualmente.

Mis visitas al Santuario constituyen ya una necesidad, me siento plena caminando por sus jardines, conversando con la Mater, abriéndole mi corazón.

Siento que el paso de estos meses han constituido en mí una experiencia de vida, un regalo que agradezco a Dios por haberme elegido a mí, por mostrarme este Proyecto Esperanza, por haber conocido a Elizabeth y al Padre que generosamente han dedicado para mí y mí hijo José Pablo su tiempo, compañía, oraciones y cariño, todo esto me hace sentir tan afortunada que puedo mirar la vida con otra cara, otros ojos que hacen de mí como se lo dije en la carta a Dios, una mejor persona y eso pudo entregarlo a quienes conmigo están y principalmente hacer concreto a mí hijo con mi amor todo el tiempo que de vida tenga.

Deseo de todo corazón que este Proyecto esté cada vez más apoyado y extendido y que nuevas y generosas personas se sumen a este acompañamiento que tanta mujer desconoce y necesita para vivir más cerca de Dios, de sus hijos y de la paz interior que en fondo nos lleva a ser más felices.


Santiago diciembre de 2005.

Última actualización el Martes, 03 de Abril de 2007 09:10
 
Sitio Hospedado y Mantenido por dkTronics
Este sitio funciona con Joomla! y utiliza un tema creado por SiteGround, y adaptado por dkTronics