Un niño vive en mí
Martes, 03 de Abril de 2007 09:17

Muchos caminos llevan a una mujer a optar por el aborto, esos caminos se ven
muy cerrados. No hay en un comienzo una luz, una palabra amiga, una
esperanza... pero esa decisión pesará toda la vida. Día tras día, ese
momento aparece aplastándonos como una cruda realidad.

Como volver atrás, hacerlo todo bien ¿como ver esa claridad cuando se es
prácticamente una niña? y no llevar sobre el corazón ese peso inmenso del
rostro nunca conocido, de la sonrisa transparente del niño que no vivió.

Hoy que han transcurrido los años y que no se ha elegido la opción correcta,
detengámonos a reflexionar, a poder esperar con el corazón unos instantes
antes de optar por algo tan terriblemente marcador para nuestras vidas.
Demos la oportunidad, aun si estamos a tiempo a pensar en esas pequeñas
vidas que son parte de nosotras, que podrían haber llenado tantos momentos
de añoranzas, culpa, rabia, a cambio de alegrías, paz interior y vida plena
que todas nos merecemos.

Dios nos regala la vida, nosotras no podemos decidir por él. Somos tan
imperfectas, pero aún hay tiempo para tantas mujeres que ven esos caminos
oscuros, sin salida, de que ese niño realmente viva en ellas. Hay otras
alternativas, la misma vida nos mostrará nuevos y luminosos caminos, tal vez
con la pareja, solas con el bebé o porque no, la adopción, que permitiría a
otra familia gozar la alegría de un hijo. Las alternativas efectivamente
existen, solo que no la hemos logrado mirar.

Un niño vive en mí, no conozco su rostro, nunca lo ví reir, llorar, decir
mamá, jugar...Ustedes aun pueden sentir, amar, gozar todo lo que yo no logré
jamás....

Última actualización el Martes, 03 de Abril de 2007 09:45
 
Sitio Hospedado y Mantenido por dkTronics
Este sitio funciona con Joomla! y utiliza un tema creado por SiteGround, y adaptado por dkTronics